Recuperación de la cirugía de cataratas

Read in English

La cirugía de cataratas convencional se puede realizar en unos 10 minutos y tiene un índice de éxito extremadamente alto con riesgos de complicaciones bajos. La gran mayoría de los pacientes obtienen una visión mejorada y más aguda, pero este cambio no es necesariamente inmediato.

La cirugía de cataratas suele tener un tiempo de recuperación mínimo, pero existen varios factores que pueden impactar en la rapidez de la recuperación. Es importante analizar todos los aspectos del procedimiento con el cirujano de cataratas o el oftalmólogo antes del tratamiento, incluyendo el costo, las posibles complicaciones y el proceso de recuperación, para asegurar el mayor éxito posible.

Inmediatamente después de la cirugía

La cirugía de cataratas es un procedimiento ambulatorio en el que se utiliza anestesia local. Inmediatamente después de la cirugía, por lo general, se aplica una ligera protección sobre el ojo para protegerlo del contacto accidental o frotación involuntaria. Luego, se dirige al paciente desde la sala quirúrgica hasta el área de recuperación para que descanse durante unos 30 minutos. Esto permite que se retiren  los efectos prolongados de la sedación antes de que el paciente deje el consultorio. También les da al médico y al personal la posibilidad de revisar detalles importantes de la recuperación del paciente y de programar la primera consulta de control.

El paciente no puede conducir inmediatamente después de la cirugía de cataratas, por lo que deberán hacerse planes para que alguien lo lleve de vuelta a casa. Se le darán gafas de sol para protegerle los ojos durante el viaje.

Una vez en casa, se puede quitar la protección del ojo, pero se recomienda seguir usándola para dormir por al menos unos días. Podría llevar algunas horas adaptarse al lente artificial y a la remoción de la catarata luego de quitarse la protección. La mayoría de los pacientes gozan de una visión mucho más clara, y los colores se ven vívidos. Durante este período de adaptación, es posible experimentar visión borrosa o alguna otra distorsión en la visión, lo cual es normal y se disipa rápidamente.

Aunque normalmente se pueden retomar actividades comunes como mirar televisión o incluso leer, la mayoría de los médicos aconsejan a sus pacientes relajarse y descansar en las horas inmediatamente posteriores a la cirugía. Dormir una siesta podría ayudar si el paciente se siente un poco molesto.

El cirujano le recetará gotas oftálmicas que se utilizan para controlar la inflamación y prevenir infecciones. Dicha receta normalmente se obtiene luego de la cirugía. En algunos casos, los pacientes planifican de antemano para surtir la receta antes de la cirugía y así poder ir directamente a casa sin tener que parar a recoger los medicamentos. El cirujano oftalmólogo le dará los detalles de cómo utilizar las gotas, cuándo y por cuánto tiempo (por lo general, se administran varias veces al día).

Los pacientes rara vez sienten dolor después de la cirugía de cataratas, pero inmediatamente después del tratamiento pueden experimentar una sensación de ardor, picazón o de incomodidad como si tuvieran arenilla en el ojo. Aunque esto puede causar molestia, no es algo de lo que haya que alarmarse.

Consultas de control

La primera consulta de control por lo general es el día después del tratamiento. Durante esta consulta, el cirujano revisa la medicación y responde las preguntas pendientes que pudiera tener el paciente sobre el horario de administración y/o la dosis.

El paciente debería planificar que lo lleven a su consulta de control postquirúrgico, pero a no ser que existan contratiempos o complicaciones, debería poder conducir a partir de ahí.

Pueden existir visitas de control adicionales con un oftalmólogo general en lugar del cirujano de cataratas. Estas visitas se programan según cada caso.

Continuación de la recuperación de la cirugía de cataratas

En los días y semanas posteriores a la cirugía, es importante continuar utilizando lentes de sol oscuros con protección de rayos ultravioletas (UV) siempre que esté fuera de su casa.

Una semana después de la cirugía, los pacientes pueden anticipar volver a la rutina normal, incluyendo el trabajo. Se pueden bañar o duchar, pero deben tener mucho cuidado para evitar que entre agua en el ojo operado. Es mejor hablar con el cirujano para saber cuándo se pueden retomar actividades específicas como correr, ir al gimnasio, nadar, hacer deporte, etc. También es importante pensar en comprar gafas protectoras deportivas/de seguridad para usar cuando se participa en actividades que podrían lastimar el ojo.

A menos que se indique lo contrario, las gotas oftálmicas medicinales deben administrarse según las indicaciones del cirujano. Si comienza a experimentar ojo seco, las recetas convencionales se pueden suplementar con lágrimas artificiales de venta libre o con un tratamiento del ojo seco bajo receta médica. Los pacientes no deben alarmarse si ven destellos y halos alrededor de las luces brillantes durante los días y semanas posteriores a la cirugía. Estos son efectos secundarios relativamente comunes. Sin embargo, si estos síntomas empeoran, o si no desaparecen con el tiempo, es importante transmitir estas preocupaciones al oftalmólogo.

Como se describió anteriormente, no debería sentirse dolor después de la cirugía, pero es posible que los ojos estén más sensibles a la luz, al viento y al tacto. Es normal y no debe preocupar. Pero si la sensibilidad continúa o si hay mucha molestia, es mejor contactar al oculista para otra revisión.

La cirugía de cataratas está diseñada principalmente para mejorar la visión borrosa que causa la catarata. La nueva tecnología en lentes también puede ayudar a tratar la presbicia (dificultad para ver de cerca relacionada con la edad) al mismo tiempo. A este procedimiento a veces se lo denomina cirugía de cataratas refractiva o cirugía de presbicia. El cirujano puede ofrecer más detalles acerca de las opciones disponibles para tratar la presbicia para que el paciente pueda librarse, si es posible, de los anteojos o lentes de contacto luego de la cirugía, tanto para ver de lejos como de cerca. Dentro de los dos o tres meses posteriores a la cirugía, los pacientes no deberían sentir ninguna molestia ni sensibilidad, y deberían experimentar una visión clara.

Catarata secundaria y capsulotomía con láser

Una complicación común de la cirugía de cataratas es el desarrollo de lo que a veces se denomina catarata secundaria. A diferencia de la catarata primaria, que se desarrolla en el cristalino, la catarata secundaria se desarrolla en la parte posterior de la cápsula del cristalino. Esta cápsula —que mantiene al cristalino en su lugar— no se extrae durante la cirugía de cataratas, se deja en su lugar para sostener el lente artificial (LIO) y limitar el riesgo de complicaciones.

Afortunadamente, la pérdida de visión que acompaña a la catarata secundaria se puede corregir por medio de un procedimiento ambulatorio indoloro llamado capsulotomía con láser. Este procedimiento breve y sin incisiones consiste en tres pasos rápidos y sencillos:

  1. Se dilata el ojo con gotas.
  2. Se utiliza un láser para crear pequeños orificios en la cápsula del cristalino nublado.
  3. Se aplican gotas oftálmicas antiinflamatorias para prevenir la inflamación.

Luego de la capsulotomía con láser, el paciente puede volver a la actividad normal de inmediato, e incluso conducir. La capsulotomía con láser puede causar algunas “moscas volantes” (miodesopsias), pero estas deberían disiparse en los días siguientes al tratamiento. La visión debería mejorar dentro de las 24 horas.

Una vez tratada la cápsula del cristalino, no puede haber una reaparición, por lo que no hay necesidad de preocuparse por una catarata terciaria ni ningún nublamiento adicional.

Seguro y efectivo

La cirugía de cataratas es uno de los procedimientos médicos más confiables y seguros que se realizan en la actualidad. Cada año, se llevan a cabo millones de cirugías de cataratas exitosas en los Estados Unidos, con un índice de éxito promedio que supera el 98% (de acuerdo a la Sociedad Americana de Cirugía Refractiva y de Cataratas). Es uno de los procedimientos más seguros y confiables realizados hoy en día.

Dé el primer paso hacia una visión mejorada. Programe una consulta con un cirujano de cataratas experimentado para conocer más sobre la recuperación de la cirugía de cataratas.